Lifestyle Salud Den

Planificación Virtual y Tecnología 3D

Hoy en día las nuevas tecnologías y la realidad virtual se han establecido en muchos ámbitos profesionales y domésticos, y la medicina y la odontología son también parte de estos. Dentro del ámbito de la medicina o la investigación es habitual leer en el periódico o ver en televisión noticias referentes a prótesis realizadas mediante sistemas de planificación virtual o impresoras 3D, así como de cirugía guiada por ordenador. En el ámbito de la Cirugía Oral y Maxilofacial, la planificación virtual y las impresiones de modelos 3D están plenamente establecidas. La impresión de modelos tridimensionales inicialmente mediante la estereolitografía y más recientemente mediante impresiones 3D, han servido de base para la planificación de cirugías del esqueleto maxilofacial y cráneofacial, así como para el modelado y fabricación de prótesis individualizadas para cada paciente. Hoy en día, la tecnología ha evolucionado hacia la realidad virtual y la planificación y fabricación de prótesis específicas para cada paciente. Este proceso se realiza gracias a un software informático específico, sin necesidad de realizar impresiones 3D o modelos estereolitográficos. La realidad virtual permite transformar imágenes radiológicas médicas conocidas como DICOM, en archivos STL que pueden manipularse en diferentes softwares informáticos, pudiendo trabajar de forma virtual y realizando todos los procesos de planificación en el ordenador. Esta nueva tecnología se aplica en todas las áreas de la Cirugía Oral y Maxilofacial, y también en la Odontología Desde la implantología oral para la fabricación de guías quirúrgicas y prótesis dentales a medida, a la fabricación de prótesis articulares de articulación temporo-mandibular, en cirugía ortognática para la corrección de las anomalías dentofaciales y en áreas más complejas como en la cirugía oncológica y cirugía reconstructiva maxilofacial. Una aplicación en el día a día de nuestro ámbito de trabajo es la Cirugía Ortognática. Se trata de una cirugía para la corrección de pequeñas alteraciones en la posición y forma del maxilar o la mandíbula que ocasionan problemas en la oclusión dental, en la articulación temporomandibular y en la estética facial. La planificación virtual nos permite realizar todo el proceso de planificación simulado en un software informático que permite predecir con máxima exactitud los resultados estéticos y funcionales a realizar. Junto a ello permite enviar a una impresora, las férulas en acrílico que servirán de guía para realizar en el quirófano el plan de tratamiento que previamente hemos realizado. Este proceso de realidad virtual en nuestro tratamiento, no finaliza con la realización del tratamiento quirúrgico, sino que es posible comprobar lo preciso de nuestros resultados con respecto a la planificación previa. Otro ámbito de muy frecuente aplicación de esta tecnología es en la rehabilitación oral con implantes dentales. Junto a ellos disponemos de un scanner de la superficie de la cavidad oral y los dientes que se conoce como Scanner Intraoral. El Scanner Intraoral mediante el procedimiento rápido y limpio permite obtener una imagen tridimensional de la superficie de la mucosa y los dientes del paciente. Este scanner permite prescindir de los incómodos modelos de impresión que debían realizarse de la boca de los pacientes para la realización de prótesis sobre implantes. Esta imagen se superpone a la imagen radiológica del paciente, obteniendo una fotografía virtual de cada caso, que permite realizar todo el proceso de planificación del tratamiento y la fabricación de prótesis con la máxima precisión y calidad que podrá montarse de forma inmediata sobre los implantes. En definitiva, los avances tecnológicos permiten mejorar la precisión y calidad de nuestro tratamiento, así como disminuir los tiempos en la planificación y la realización de los mismos. Esto se traduce en una mayor comodidad para el profesional, que si bien ha de realizar el esfuerzo de mantenerse al día, para el paciente va implicar unos resultados aún mejores y más satisfactorios. Con la planificación virtual podemos decidir, según el hueso disponible en cada paciente, la posición de los implantes dentales mediante cirugía guiada por ordenador.
Escrito por BCNSmile

Hoy en día las nuevas tecnologías y la realidad virtual se han establecido en muchos ámbitos profesionales y domésticos, y la medicina y la odontología son también parte de estos. Dentro del ámbito de la medicina o la investigación es habitual leer en el periódico o ver en televisión noticias referentes a prótesis realizadas mediante sistemas de planificación virtual o impresoras 3D, así como de cirugía guiada por ordenador. En el ámbito de la Cirugía Oral y Maxilofacial, la planificación virtual y las impresiones de modelos 3D están plenamente establecidas.

La impresión de modelos tridimensionales inicialmente mediante la estereolitografía y más recientemente mediante impresiones 3D, han servido de base para la planificación de cirugías del esqueleto maxilofacial y cráneofacial, así como para el modelado y fabricación de prótesis individualizadas para cada paciente. Hoy en día, la tecnología ha evolucionado hacia la realidad virtual y la planificación y fabricación de prótesis específicas para cada paciente. Este proceso se realiza gracias a un software informático específico, sin necesidad de realizar impresiones 3D o modelos estereolitográficos.

La realidad virtual permite transformar imágenes radiológicas médicas conocidas como DICOM, en archivos STL que pueden manipularse en diferentes softwares informáticos, pudiendo trabajar de forma virtual y realizando todos los procesos de planificación en el ordenador. Esta nueva tecnología se aplica en todas las áreas de la Cirugía Oral y Maxilofacial, y también en la Odontología.

Con la planificación virtual podemos decidir, según el hueso disponible en cada paciente, la posición de los implantes dentales mediante cirugía guiada por ordenador

Desde la implantología oral para la fabricación de guías quirúrgicas y prótesis dentales a medida, a la fabricación de prótesis articulares de articulación temporo-mandibular, en cirugía ortognática para la corrección de las anomalías dentofaciales y en áreas más complejas como en la cirugía oncológica y cirugía reconstructiva maxilofacial. Una aplicación en el día a día de nuestro ámbito de trabajo es la Cirugía Ortognática. Se trata de una cirugía para la corrección de pequeñas alteraciones en la posición y forma del maxilar o la mandíbula que ocasionan problemas en la oclusión dental, en la articulación temporomandibular y en la estética facial.

La planificación virtual nos permite realizar todo el proceso de planificación simulado en un software informático que permite predecir con máxima exactitud los resultados estéticos y funcionales a realizar. Junto a ello permite enviar a una impresora, las férulas en acrílico que servirán de guía para realizar en el quirófano el plan de tratamiento que previamente hemos realizado. Este proceso de realidad virtual en nuestro tratamiento, no finaliza con la realización del tratamiento quirúrgico, sino que es posible comprobar lo preciso de nuestros resultados con respecto a la planificación previa. Otro ámbito de frecuente aplicación es en la rehabilitación oral con implantes dentales.

Disponemos de un scanner de la superficie de la cavidad oral y los dientes que se conoce como Scanner Intraoral. El Scanner Intraoral mediante el procedimiento rápido y limpio permite obtener una imagen tridimensional de la superficie de la mucosa y los dientes del paciente. Este scanner permite prescindir de los incómodos modelos de impresión que debían realizarse de la boca de los pacientes para la realización de prótesis sobre implantes. Esta imagen se superpone a la imagen radiológica del paciente, obteniendo una fotografía virtual de cada caso, que permite realizar todo el proceso de planificación del tratamiento y la fabricación de prótesis con la máxima precisión y calidad que podrá montarse de forma inmediata sobre los implantes.

En definitiva, los avances tecnológicos permiten mejorar la precisión y calidad de nuestro tratamiento, así como disminuir los tiempos en la planificación y la realización de los mismos. Esto se traduce en una mayor comodidad para el profesional, que si bien ha de realizar el esfuerzo de mantenerse al día, para el paciente va implicar unos resultados aún mejores y más satisfactorios.

Sobre el autor

BCNSmile

Danos tu opinión