Entrevistas

Los beauty tips de Núria Marín

Núria Marín para BCN Smile
Escrito por Elena Mañas

Presenta Cazamariposas en Divinity cada noche de lunes a viernes. Colabora con distintas marcas, a las que cuida y sobre las que aconseja a sus seguidores de las redes sociales. Corre carreras agotadoras y, por si fuera poco, un entrenador personal no le deja un minuto de descanso. ¿Cómo alguien con una vida tan ajetreada está siempre tan estupenda? Hablamos con Núria Marín para descubrir sus claves de salud y belleza.

Núria, te vemos cada noche, de lunes a viernes, estupenda presentando Cazamariposas en Divinity. Se nota que llevas una vida saludable, ¿en qué consiste?

Pues para mí es súper importante respetar las horas de sueño, procuro no dormir menos de 7 horas y hago curas de sueño los fines de semana. Además, jamás me acuesto sin desmaquillarme, como muy sano y hago deporte. No fumo y el único alcohol que consumo es vino tinto y únicamente los fines de semana.

En cualquier programa de televisión se maquilla a los presentadores e invitados para evitar brillos y potenciar la imagen. Tanto maquillaje puede afectar a nuestra piel… ¿Cuidas tu piel de alguna manera especial?

Es cierto que ese maquillaje afecta a la piel, porque para evitar los brillos hay que matizar con polvos, que generalmente resecan mucho.  Es por ello que es vital desmaquillarse bien después de cada programa y usar mascarillas hidratantes. Hace poco me sometí también a un peeling en la consulta del Doctor Junco, porque mi piel tenía aspecto de “ahogada” y así le devolvimos algo de luminosidad.

¿Qué productos son tus aliados a la hora de maquillarte?

Si no tengo tiempo tiro millas con una buena base, unos buenos polvos bronceadores, eye-liner negro, máscara de pestañas e iluminador con color en las mejillas. Y, por último, mi producto preferido: el pintalabios, sobre todo rojo.

¿Qué partes del rostro sueles potenciar al maquillarte?

He descubierto que me favorece mucho ponerme un poco de iluminador en la punta de la nariz. Te da un rollo aniñado súper bonito.

Obviamente, tu imagen no es solo fruto de un buen maquillaje. Eres muy deportista.  ¿Qué deporte es el que más practicas ahora?

Corro y entreno con un entrenador personal, con el que hago sobre todo ejercicios de movilidad. Se trata de una disciplina que busca sacar el máximo partido de articulaciones, ganar flexibilidad y movilidad. Es muy fuerte, pero desde que lo hago estoy más fibrada que nunca e incluso he crecido 2 cm. ¿Será por colgarme tanto?

¿Cuál es tu rutina de gimnasio perfecta?

Lo que más me gusta es entrenar al aire libre. Me gusta combinar series de running con ejercicios dinámicos y de suelo. Y acabar con estiramientos tipo yoga.

También acostumbras a participar en carreras como la Spartan Race. ¿Qué sientes cuando acabas una carrera tan cansada?

Me siento la protagonista de Wonder Woman. Me siento poderosa y capaz de todo después de una Spartan Race. Desde que descubrí esas carreras he aprendido a ver los obstáculos como algo que hace mi vida menos aburrida.

¿En qué piensas en esos momentos en los que, haciendo deporte, te quieres rendir?

Lo pienso muchas veces, pero pienso que si no es difícil no merece la pena. Y luego tiro mucho de “power songs”, canciones que me motivan fuertemente para seguir adelante. Si la cosa realmente está complicada, entonces tiro de un gel con cafeína. Suelo llevar uno cuando entreno por si me da el bajón.

Por las redes, nos mantienes informados de tus comidas. ¿Cómo cuidas tu dieta?

Soy muy cuidadosa con lo que como, porque necesito sentirme limpia por dentro. Cocino los domingos por la tarde toda la comida de la semana y siempre tengo verduras cocidas, arroz hervido y crema de verduras en la nevera. Luego complemento con pescado o carne a la plancha. Tomo mucha fruta, me pirran las infusiones de todo tipo y nunca tomo dulces que no sean caseros. Si me voy a meter 400 calorías entre pecho y espalda en un postre tiene que ser de primerísima calidad, sino no me compensa.

Últimamente también hemos visto, y lo habéis explicado en el propio Cazamariposas, que te has realizado algunas intervenciones de medicina estética. ¿En qué han consistido?

Pues me he hecho el peeling que os comentaba antes, me estoy quitando las arañas vasculares mediante escleroterapia (te las pinchan una a una inyectando una sustancia), me he retirado un lunar de la frente y me he inyectado ácido hialurónico en los surcos nasogenianos. Y en otoño quiero operarme las cartucheras.

¿Cuál es tu opinión sobre la medicina y cirugía estética? ¿Qué les dirías a esas personas que dicen estar “en contra”?

Yo estoy muy a favor de la medicina y la cirugía estética. Creo que si tienes un complejo y puedes cambiarlo, pues no tiene sentido no hacerlo. Al final son avances científicos. No entiendo cómo se puede estar en contra de algo que significa progreso. Sí que es cierto que hay gente que se obsesiona, pero como en todo. Por ejemplo, también hay gente enganchada al smartphone y eso no hace que la gente deje de usarlo. Lo que hay que hacer es acudir a un buen médico que te diga lo que necesitas y lo que no y que sepa pararte si se te va la pinza con los arreglitos.

Dejando de lado todos tus cuidados, eres una persona natural y con una buena autoestima. ¿Qué consejo nos das para que todos confiemos un poco más en nosotros mismos?

Creo que hay que aprender a estar solo en la vida, no depender de nadie y ser capaz de tomar decisiones sin pedir opinión. Y sobre todo aceptar que habrá gente a la que no le vas a caer bien. Yo siempre pienso que la gente que cae bien a todo el mundo esconde algo, no es auténtica. También asumir que siempre vamos a cometer errores, pero asumir también que todo error puede repararse.

Sobre el autor

Elena Mañas

Danos tu opinión