Historias de Barcelona

Josep Linuesa, actor

josep-linuesa01

El actor catalán regresa a Madrid después de una visita relámpago a Barcelona para grabar su anuncio para Clínicas Den. Hablamos de sus inicios y de su largo recorrido sobre los escenarios.

Buenos días, Josep. A veces da algo de miedo empezar la entrevista con un actor preguntándole por alguno de sus papeles más populares, pero no puedo evitar hacer referencia a tu paso por “Sin Tetas no hay Paraíso” o “Nissaga de Poder”, series que podríamos decir nos han acompañado durante mucho tiempo y han sido un tema de discusión entre familiares, en bares y en mi caso, tengo que confesarte que hasta en debates en la universidad. Echando la vista atrás…

¿qué valoración puedes hacer de tu trayectoria y experiencia?
Es difícil lo que me pides, valorar mi trayectoria… Siempre pienso que lo mejor de mi carrera está por llegar, que los mejores papeles aún no me han llegado. Aunque también es cierto que llevo treinta años haciendo lo mismo, televisión, cine y teatro, o sea, actuar. Reconozco que he aprendido algo pero siempre siento que me falta tanto… En cada nuevo proyecto siento los nervios y la ilusión del primer día que subí a un escenario, quizás con más solidez y sabiendo más lo que estoy haciendo aunque la responsabilidad es cada vez mayor. Se espera de mí (yo el primero) que sea cada vez mejor actor en mejores proyectos.

“Cada sábado y domingo los pasaba en ese cine, desde que era muy pequeño”
josep-linuesa02

Casi 30 años han pasado desde tu incursión en el séptimo arte y muchas cosas han cambiado. Internet y las redes sociales han pasado a formar parte de nuestras vidas, adquiriendo un protagonismo impensable. ¿De qué manera crees que afecta internet al cine, teatro y televisión? ¿Qué cosas crees que hubieran cambiado en tu trayectoria?
En estos 30 años es cierto que han cambiado muchas cosas en cuanto a la comunicación y el modo en que las películas llegan a la gente. Internet ha abierto un camino sin retorno, tenemos acceso a miles de noticias, peliculas, series. En lo que más nos hemos visto afectados es en las audiencias, antes una serie tenía audiencias millonarias, nos convertíamos en actores populares en tiempo récord. Hoy en día es más difícil captar la atención del público con tanta oferta, la audiencia se divide, es más complicada la guerra del “share” entre cadenas. Parecía que el teatro iba a desaparecer y no ha sido así, vive y se reinventa, parece que interesa más ahora que en otro tiempo. Quizás la gran oferta de ficción provoca que se valore más a los actores en directo. Quizás algo bueno es que se ha democratizado el hecho de contar historias. Todo el mundo puede contar las suyas en minicortos con los Vines, vídeos de youTube o de Facebook… No ha cambiado la necesidad que todos tenemos de que nos cuenten historias, se siguen contando historias con actores, guionistas, cámaras… Da igual el medio o el formato con el que se llega al espectador, el caso es contar, hacer, soñar, transportar, hacer vivir… Si internet ha abaratado los costes, pues fantástico.

Echando la vista atrás a tu recorrido, parece que no hay nada que no hayas hecho. Cine, teatro, televisión, guión y dirección y hasta docencia. ¿Con cuál te quedas?
De todos los aspectos de mi trabajo me quedo con la interpretación. Fue mi primer impulso o instinto, soñaba con ello desde que veía las películas en el cine que había debajo de mi casa. Cada sábado y domingo los pasaba en ese cine, desde que era muy pequeño. Me fascinaba. Dirigir, escribir guiones es parte de nuestro trabajo, a veces no hay dónde actuar y es cuando, en lugar de quedarme esperando en casa a que me llamen, empiezo a imaginar historias para interpretarlas. Es una manera de estar conectado y entrenado. Incluso la docencia me ayuda a seguir aprendiendo, ver actores que empiezan, que cometen los mismos errores que yo cometía, me obliga a hacer un trabajo de reciclaje constante.

Si Josep Linuesa no hubiera sido actor, hubiera sido… ¿qué otra cosa te hubiera gustado hacer?
Si no hubiera sido actor quizás hubiese intentado con más empeño ser músico, mi gran pasión. Me quedé en músico aficionado.

Actualmente resides en Madrid, una ciudad que te ha acogido en numerosas ocasiones. Háblanos de tus proyectos más inmediatos y tu experiencia en Madrid.
A Madrid me mudé hacia el año 2000 para abrir mercado, para tener la opción de recibir mñás propuestas, poder acceder a otros proyectos de más envergadura. El cine era una cuenta pendiente y al llegar a Madrid empecé a trabajar en varias películas, hasta ahora he participado en unos diez títulos. Algunos trabajos más conocidos y otros que pasaron sin pena ni gloria, aunque he aprendido de todos. Ya ves que mi primera ambición es seguir aprendiendo. Madrid me ha acogido muy bien, me siento a gusto ¡aunque sin mar! Se le echa de menos de vez en cuando. Y a la familia y amigos también.

“Para que podamos invertir en cine, sería buena una ley de mecenazgo”

¿Cómo es un día a día en la vida de Josep Linuesa? Recomiéndanos algún bar/espacio de Madrid, que sea un imprescindible.
En Madrid, como gran ciudad que es, está llena de rincones para visitar. Es cierto que creas un vínculo especial en los rincones en los que has rodado. Por unos instantes esa calle o ese bar forma parte de ti de una manera muy intensa. Hay muchos sitios especiales para mí en Madrid, quizás la plaza de Callao es, junto con La Gran Vía, donde me gusta estar, pasear, hay gente de todas partes y si algo sucede en Madrid, seguro sucede ahí.

Y ahora, otro en Barcelona.
En Barcelona puedo ser feliz tomando un café en la plaça del Pi, no sé por qué pero es un lugar que me sugiere muchas escenas, me inspira mucho. Simplemente sentarme a observar y dejar pasar la tarde.

Poco se sabe del Josep adolescente. Si pudiéramos mirar atrás, ¿con qué Josep nos encontraríamos?
Yo fui un adolescente muy inquieto, el deporte fue una constante. Siempre iba corriendo a todas partes y el baloncesto fue y es una pasión. Estuve jugando desde los 9 años hasta los 19 que empecé a trabajar como actor en TV3.

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del teatro? ¿En qué momento te planteaste ser actor?
La interpretación era un sueño, veía a los actores en las películas y pensaba que era imposible convertirse en uno de ellos. Fue mi hermana Elisabet que me dijo que la compañía de teatro del Prat de Llobregat en la que ella actuaba necesitaba chicos. Lo probé y me divertí muchísimo. El director de la compañía me dijo que podía plantearme estudiar arte dramático porque le parecía que tenía aptitudes. Así lo hice. Entré en el Institut del Teatre de Barcelona y a los pocos meses empecé a trabajar en el Teatre Lliure de la mano de Lluís Pasqual. Empezaba a cumplirse mi sueño. Y ahí estoy, sigo persiguiéndolo, (risas).

Clínicas Den te ha convertido en su imagen este año. ¿Cómo te llegó la noticia?
Clínicas Den la conozco a través de mi pareja Mónica Corral a quién le han dejado una sonrisa maravillosa… pura envidia la mía, no puedo perdérmelo. Conociéndolos puedo decir que valoro no solo su profesionalidad, si no su calidad humana, LA verdad es que los Dres. Alberto Canábez y Pablo Rial se han ganado toda mi confianza y cariño. El trato de todo el equipo es exquisito desde el primer momento que entras por la puerta. Estoy encantado, la verdad. Ya tengo ganas de ver el resultado.

Buscando en internet, leo comentarios que hablas de “una sonrisa noble”, “un hombre muy elegante” y hasta he podido leer un directísimo “¡está para mojar pan!”. En lo bueno y en lo malo, parece que la vida de un actor es de dominio público. Todo el mundo tiene una voz y todo el mundo puede opinar. ¿Hasta qué punto te afectan las opiniones de los demás?
Es cierto que hoy en día la figura del crítico no es muy valiosa. Todos podemos ser críticos, podemos escribir lo que nos parece tal actor o película en las redes. Miles de personas leen lo que dice de ti alguien que ha venido a verte al teatro sin ser especialista en la materia y tiene tanta o más repercusión que una crítica en un periódico. No me parece mal. En el fondo trabajamos paa el público, no para un crítico en particular. Me encanta leer esas opiniones, suelen ser respetuosas y casi siempre muy acertadas.

¿Cuál es el tratamiento al que te vas a someter con los doctores?
El tratamiento que me espera es un cambio de carillas, llevo carillas hace muchos años y las que me van a poner en Den son de nueva generación y mucho más perfeccionadas. Viendo cómo trabajan el resultado no solo va a ser excelente sino también duradero.

Este año leía en un diario digital un titular que decía así: “¿Por qué el cine español fracasa en el extranjero?” El artículo señalaba al ICAA como uno de los responsables de la baja promoción del cine nacional, así como el desinterés por los anteriores gobiernos, que han acabado por cederlo a los negocios privados como las cadenas de televisión en las que el cine pasa a ser una herramienta puramente comercial. ¿Cuánto de verdad tienen estas palabras?
El cine español tiene el problema que tiene etiqueta. Cuando vas a cualquier tienda a comprar una película, está, almacenadas por géneros; comedia, drama, acción… y Cine Español! El día que desaparezca ese apartado, querrá decir que ya no hacemos cine español sino Cine. En España se hacen comedias, dramas… para que podamos invertir en cine sería buena una ley de mecenazgo con grandes ventajas fiscales. la industria del cine para ser industria necesita dinero, y más si queremos competir con las grandes y carísimas producciones americanas. Y una buena ley en ese sentido podría captar dinero privado, sin tener que vivir de las precarias subvenciones actuales. Una ley de protección como en Francia sería genial, proteger el producto autóctono dándole preferencia en la exhibición en las pantallas.

“Aumentar el IVA hasta un 21% ha sido una estocada mortal”

El ministro de Economía, Luis de Guindos, negaba hace unos meses que se fuera a bajar el IVA aplicado a productos culturales como el cine o el teatro, por cierto, una de las tasas más elevadas de la Unión Europea. Muchos cambios se ha producido en este sector, donde desde 2012 el IVA cultural incrementó su gravamen del 8% al 21%. Solo en el primer año, las cifras mostraban que se había producido un descenso del 30% menos de espectadores y se recaudó un 22% menos que el año anterior. 141 salas de cine cerraron. Parece que la cultura se castiga. Además, esta misma semana la industria cultural apelaba a los Reyes para que intercedan en esta rebaja. ¿Qué más se puede hacer?
Aumentar el IVA hasta el 21% ha sido una estocada mortal para el sector audiovisual y para el teatro. No debería ser la cultura un producto de lujo. Las entradas de teatro cada vez son más económicas porque el poder adquisitivo de la gente también es menor. Con el 10% para autores y el 21% de IVA con una entrada de 15€ queda poco margente para que un productor pueda mantener un teatro y pagar mínimamente a los actores, técnicos…

No podemos acabar esta entrevista sin una sonrisa. Háblanos de ¿con qué sueña Josep Linuesa? En EEUU hablan del “bucket list”… esa lista de cosas pendientes que queremos cumplir. Te pedimos uno, ¿cuál sería?
En mi bucket list, en primer lugar, estaría el viajar. Dar la vuelta al mundo, en barco, en bicicleta, patín, andando… me da igual cómo, pero ver mundo. Un año sabático para dar la vuelta al mundo y sonreír a la gente con mi nueva sonrisa que muy pronto voy a tener gracias a Clínicas Den, (risas).

Sobre el autor

Alba Muñoz

Redactora en BCNSmile.

Danos tu opinión