Entrevistas Historias de Barcelona

Joaquim Ferrer, diseñador

Joaquim Ferrer Barcelona
Escrito por Natalia Merino

Joaquim Ferrer es el diseñador y director creativo de la firma Joaquim Ferrer Barcelona que forma parte ya de las sagas de la moda española. Dos generaciones de tradición zapatera que comenzaron su historia en los años 70’ cuando Joaquim Ferrer padre se lanzó al mundo de la confección y fue galardonado con varios reconocimientos de RTVE en el 74’, 78’ y 82’ junto a otros grandes de la moda como Pertegaz y Loewe.

¿Cómo se lanzó su padre al mundo de los complementos?

Nosotros hacemos solo zapatos y bolsos para mujer. Comenzamos con bolsos pero enseguida vimos que hacía falta completarla con una colección de zapatos. Somos una empresa familiar, los recursos que tenemos los dedicamos al diseño y a la calidad de los materiales. Nos repartimos las tareas. Yo me ocupo de unos temas y mi padre de otros. Aparte del diseño me ocupo de la distribución.

¿Cómo decidiste consagrar la tradición familiar y dar el salto a director creativo de la empresa?

Siempre he estado dentro de la firma. Hace 6 años decidí hacer esta colección de lujo asequible para boutiques. Estamos en puntos como Sant Tropez, Puerto Fino, San Remo… el 80% de las tiendas suelen tener marcas muy conocidas internacionalmente, muy caras y encuentran en nuestra firma y nuestro diseño una gran calidad, los mejores materiales a un precio asequible y justo. Utilizamos los materiales mejores que hay, pitón, cristales de Swarovski, las mejores napas…. Estás comprando algo hecho a mano, fabricado todo en España y en Italia. Solemos fidelizar bastante al cliente, quedan bastante contentas y suelen repetir.

“Utilizamos los mejores material del mercado: Pitón, cristales de Swarovski, las mejores napas…”

Joaquim Ferrer es marca “Made in Spain” con diseño en Barcelona y producción en talleres florentinos, Fabricación en Elda (Alicante). ¿En cuánto tiempo se fabrica un par de zapatos?

Tenemos encargos de algunas clientas que les gusta que les hagamos los zapatos a medida. Los customizan, añaden cristalitos incrustados, grabados, etc…. Hasta que acabamos el zapato, el plazo de entrega es de dos meses. Es lo mismo hacer uno que hacer 100. Las pieles las hacemos en la Toscana. Los tacones, hay diferentes acabados. Son tacones cromados, únicos, un acabado muy caro y de mucha calidad. Visualmente queda mucho más bonito que el pintado. La calidad que ponemos es la máxima.
Colocamos una plantilla de un grosor y material que amortigua y recupera, por lo que son bastante cómodos. No somos mucho de plataformas, con estas plantillas, el zapato conserva la feminidad y es mucho más cómodo. La altura ideal es de 10cm, es la altura máxima para poder caminar.
Cuando haces un diseño de sandalia con tacón bajito queda bien, pero no le van bien todos los diseños a los zapatos bajos. Nosotros hacemos plano, medio y alto. Lo que más se vende son los altos.

¿Ha variado su manera de hacer los zapatos o conserva la fórmula artesanal?, lo que le da un valor añadido a sus productos, en un momento en el que tras la fast fashion, parece que el amor por lo hecho a mano vuelve a estar de moda. ¿Usa alguna técnica especial?

Totalmente artesanal. Casi hecho a medida. La persona que corta la piel, la que cose… lleva años haciéndolo. El zapato depende de la mano de la persona que lo hace más que de la piel. El zapato debería ser a medida para cada pie. La maquinaria que se usa es la de ahora pero la persona que corta la piel, la que cose, etc, es la de toda la vida. Es un arte. Depende de la mano a pesar de que sea la misma piel, mismos patrones… La habilidad de jugar con materiales de texturas diferentes, combinación de colores, es una de nuestras señas de identidad. La elección y el trabajo de la piel también es fundamental.

“Somos una empresa familiar, los recursos que tenemos los dedicamos al diseño y a la calidad de los materiales.”

¿Cada nueva colección debe ser un reto y una cierta presión para superar a la anterior o mantener el nivel alto? ¿En qué se inspira a la hora de diseñar?

La inspiración siempre viene de la zona en la que vivimos. Para nosotros viene del Mediterráneo, Grecia, Italia…. Me gusta mucho la mitología griega. Hay un modelo icono de la marca que llamé Medusa que tiene la forma del personaje mitológico representado en trenza. Me baso mucho en lo que hemos hecho anteriormente, cada colección es una continuación. Aplicamos nuevas líneas, materiales, colores… Pienso que es una forma de reforzar el estilo y creo que la mujer que el año pasado compró una sandalia nuestra, este año debería ponérsela también. Debe ser una inversión. Son diseños más atemporales aunque cada colección aportamos cosas nuevas.

¿Tienes previsto diseñar para hombre o te quedas con el diseño para mujeres?

Los zapatos que llevo son diseñados por mí. Tenía la ilusión de hacérmelos. A nivel comercial algún día puede que llegue pero de momento nos centramos en mujer.

¿Cómo es la mujer Joaquim Ferrer?

Es una mujer muy segura de sí misma, que tiene claro lo que quiere. Quiere ser única. No necesita marcas concretas. En su círculo todas llevan los mismos zapatos y bolsos y ellas no necesitan una marca, quieren algo bueno y diferente.

Vemos que en sus redes sociales escriben en inglés. ¿Tiene mucho cliente extranjero?

Usamos el inglés para no tener que escribir en varios idiomas. Es una colección muy mediterránea. Encaja muy bien en sur de España, Francia, Italia, Grecia… más que en sitios nórdicos que les gusta más el monocolor, más tranquilos. Nosotros destacamos por mezclas de color, texturas… En Francia por ejemplo valoran mucho el diseño, la calidad, no son tan marquistas… Nuestra arma es la creatividad, la calidad, es para un público que sepa entenderlo.
Nuestros recursos los dedicamos al diseño y la mejor calidad. En EE.UU. estamos en NY en la quinta avenida, junto a Valentino, Louis Vuitton….  Estamos colocados en los mejores sitios, para llegar a la gente.

La marca está presente en varios puntos de venta además de la tienda online ¿Abriste un punto de venta propio en Madrid hace poco, tienes pensado abrir en Barcelona?

Tenemos pensado abrir tienda propia en el Borne de Barcelona. Hemos mirado en todo el mundo pero creo que habría que partir de Barcelona. Tenemos en mente sacar una línea paralela más casual, más Barcelona, para cuando abramos aquí. En Puerto Fino, Marbella… encaja muy bien nuestra línea para boutique pero haríamos también una línea más casual que creemos funcionaría muy bien.

Sobre el autor

Natalia Merino

Editora de BCNSmile.
Directora de Prensa y RR.PP. de Globe Comunicación.
Experta en Comunicación de Moda, Belleza y Lifestyle.

Danos tu opinión