Beauty Blog

Cuída tu piel. Todavía queda invierno.

Cuida tu piel
Con el calor del verano nos cuidamos más el rostro y el cabello, pero no podemos olvidarnos del invierno. El frío y los contrastes de temperatura tan fuertes, afectan tanto a la dermis como al cabello. Por lo tanto hay que cuidarse con diferentes productos nutritivos.

EL ROSTRO

Nuestro rostro es uno de los primeros con los que notamos el frío. Este nos reseca la piel y
nos la deja tirante. Para tenerla jugosa e hidratada hay que utilizar cremas específicas para el
invierno. Productos que nos permitan mantener una larga hidratación.
¡No te olvides del factor de protección! Cuando hablamos de protección contra el frío se nos
olvida que también hace sol y de la polución. En la actualidad podemos encontrar muchas
marcas que tienen en cuenta ambos factores. Tampoco podemos olvidarnos del contorno de
ojos (donde la piel es más fina y sensible).
Otros cuidados para la piel que podemos tener en cuenta para la hidratación, es el uso de
mascarillas faciales, y como siempre una correcta limpieza del rostro cada día.
En cuanto a nuestros labios, mimarlos con bálsamos reparadores a diario es muy importante, y
evita humedecerlos con la lengua, porque la capa que naturalmente producen los labios para
protegerse, la saliva la elimina. Nunca te arranques las pieles muertas. Son antiestéticas, lo
sabemos, pero hay que evitar ese gesto. Elimínalas con un exfoliante suave.
Respecto al maquillaje, siempre podemos añadir una gotita de sérum a nuestro maquillaje
favorito y esto hará de barrera contra el frío.

LAS MANOS

Las manos están expuestas continuamente a los cambios de temperatura.
Utiliza guantes para cuando estés en el exterior, no solo calentarán tus manos sino que
protegerán la dermis. Aplica crema hidratante varias veces al día y cuando laves las manos no
lo hagas con agua muy caliente ni con jabones que no sean suaves y nutritivos. Para secarlas
hazlo suavemente para no dañar la dermis.

EL CABELLO

Nuestro cabello también se ve agredido en invierno por factores como las bajas temperaturas
o la humedad. Durante unos meses tenemos que lidiar con estos factores para no perder la
melena sana, hidratada y cuidada.

El frío polar. Ten en cuenta que tu champú sea nutritivo y sino siempre puedes cambiar a otro
que te de la hidratación que necesitas (alternar diferentes champús es bueno para nuestro
cabello, ya que así no dejamos que se acostumbre), aplícate mascarilla una vez a la semana, y
también puedes utilizar aceites como el de Argán o Marula en las puntas del cabello, para
después del lavado.
Mucho calor. En inviernos las duchas son más calientes y eso no ayuda a nuestra melena a
parecer más sana. Además, después de la ducha, se le somete al calor de los secadores y de las
planchas. Lo mejor es utilizar agua templada para lavar el cabello, ponerte protectores para el
calor y utilizar el secador con aire templado.
Además, utilizar prendas como gorros o bufandas tampoco ayudan a nuestro cabello, ya que
en muchas ocasiones lo oprime y no le dejamos respirar. Lo ideal es no apretarlo demasiado o
no hacerlo durante demasiado tiempo.

Sobre el autor

BCNSmile

Danos tu opinión